Entrevista a María Jesús Guedes: “Ser las que llevamos el malestar es una propuesta política: ser una misma el malestar»

Versión PDF

UNA CONVERSACIÓN CON MARÍA JESÚS GUEDES

ESCRIBE: Yanira Hermida Martín

Mª Jesús Guedes es una activista transfeminista y libertaria nacida en Carrizal de Ingenio en la isla de Gran Canaria. Con formación como Trabajadora Social y 20 años de experiencia laboral en ese ámbito, hace un lustro comenzó a trabajar en educación secundaria como profesora, llevando consigo una rica experiencia tras haber creado uno de los proyectos más novedosos sobre Educación en Igualdad y diversidad desde infantil hasta primaria. Nos habla con su desparpajo y fuerza de entender la educación como lugar de transformación, de la coherencia como brújula en lo personal y profesional. Más que una entrevista al uso, nos sumergimos con ella en una rica conversación y debate.

  • — Y: Empezamos hablando de una de las cuestiones más importantes para Mª Jesús: la coherencia.

— M: Siempre tienes una tensión, o yo por lo menos vivo una tensión en el puesto de trabajo: que es que haya un espejo de cercanía, que me refleje yo con mi propuesta política-ideológica en el mercado laboral. Es decir, que yo no creo que, no he creído nunca, en que podamos separarnos de lo que somos en un puesto de trabajo y en lo que somos como proyecto como propuesta política.
— Para mí es importantísimo cómo una tiene que generar proyectos compartidos con otres, lo importante es que a los centros que yo voy entra mi gente. Me busco la manera, anclada al currículo. Una sola no puede, tiene que ser un proceso compartido, discutido.

“En el espacio de educación hay una riqueza enorme, que yo creo que es un potencial enorme, y creo que deberíamos estar todes ahí que es el aula. A mí el aula sí que me genera una libertad asombrosa”

  • — Le pido que me hable de las aportaciones de su Formación y experiencia como Trabajadora Social (TS) en su trabajo como docente.

— En la construcción colectiva de base, a mí el Trabajo Social me lo ha permitido también, porque es una figura profesional en la que tú puedes jugar mucho con la administración o con otras entidades para presentar proyectos que tengan que ver con todo lo comunitario y con la propuesta de transformación y tú estar generando otras lógicas. Sin que evidentemente esto implique una lucha social revolucionaria, eso está claro ¿no? Pero antes de una lucha social- revolucionaria hay que crear condiciones, y las condiciones se crean a través del diálogo. Yo si que creo en la educación como un espacio para transformar esta situación loquísima en la que estamos sumergides. Con todo este modelo del capitalismo brutal individualista. Entonces para mí si es muy importante todos estos proyectos del ámbito del Trabajo Social que una puede plantear que ha podido que han sido durante mis primeros 20 años de trabajo, de trabajo asalariado me refiero, donde ha habido mucha más propuesta de tejido de crear alianza, de crear debate, de generar contradicciones, espacios de contradicción y mucho en el terreno de lo comunitario más de lo social, más de tejido asociativo, donde al final tu propuesta también es traer gente, que sea referente que… ese marco ideológico que necesitas para que también todas podamos generar un debate crítico.

  • — Destaca Mª Jesús el Aula como espacio de ruptura de creación de diálogo crítico y de otro marco desde dónde relacionarnos.

— Ahora en el espacio de educación, una vez que me presento a las oposiciones de secundaria, hay una riqueza enorme, que yo creo que es un potencial enorme, y creo que deberíamos estar todes ahí que es el aula. A mí el aula sí que me genera una libertad asombrosa. Tienes espacios de cierre, es decir, la estructura está montada para que tu no puedas generar (risas) no puedas salir con el alumnado ahí diciendo: — “Guau, fuera el capitalismo” — Evidentemente, está todo montado para que no haya grandes fisuras. En el marco del TS, del ámbito de lo social de la acción transformadora, trabajando en el marco asalariado, me refiero y en el marco de la educación, cobrando y trabajando como docente, está todo bien atado para que no pueda haber fisuras revolucionarias, eso está clarísimo, yo no estoy diciendo que esos sean los espacios para la revolución. Pero sí creo que son espacios con autonomía y esa autonomía que además está regulada en la norma, si te permite crear modelos horizontales que el alumnado nunca ha vivido. Yo creo que poner en valor la capacidad que tenemos, individual también con otras que ponemos en el centro, de generar espacios para la crítica, la reflexión, el punto de inflexión, creo que es muy importante. Creer en eso es muy importante o por lo menos no creerlo sino hacer prácticas educativas que permitan hacer fallas en el dogma de la individualidad, del capitalismo.

  • — Un sistema educativo en crisis con falta de originalidad y renovación

— El capitalismo ha ganado, nos ha ganado una gran batalla, esa es mi visión, creo que ha ganado, y ha ganado cuando entras a los centros educativos desde infantil y primaria y te ves la individualidad como única estrategia educativa. Cuando ves que el profesorado joven que está entrando ahora, es un profesorado más individualista, con un sistema de creencias más capitalista, donde ya no tenemos ni escuelas críticas pedagógicas donde ya no existen encuentros de pedagogía revolucionaria o crítica, entonces nos han ganado mucho. Incluso a la propia administración le está costando mucho tener prácticas innovadoras porque ya no tenemos nada, no sabemos para dónde tirar.

“A los centros educativos llega un mínimo, no llega todo, pero llega una pequeña proporción de gente que está muy jodida, está muy dañada. Evidentemente la educación es muy clasista y deja a la mayor parte de gente de los barrios y empobrecida la deja en los márgenes”

  • — Ante la paralización y el inicial rechazo del alumnado al introducir otras prácticas pedagógicas

— En estos años que llevo yo en la docencia, por lo menos en la práctica de TS también, al final tú tienes que ser más exigente que el resto porque eres la diana del centro educativo para que vayan a por ti. Entonces lo tienes que tener todo atado, la programación atada, los contenidos atados, todo acorde a la normativa es decir, como todo muy bien para que después tú puedas ser una propuesta de modelo. Para mí, lo que es importante y creo que esto lo hemos dicho desde el movimiento anarquista es, la persona que quien eres propuesta política eres tú misma, no otra porque estamos hablando de una propuesta de partido con unos decálogos de puntos sobre lo que voy a hacer, pero que no hago nada. Tú eres la propia propuesta, entonces yo sí voy muy politizada a los centros. Yo voy desde el primer día con camiseta, lo dejo claro, con consignas, yo que sé he ido con el pelo rapado, el pelo sin rapar… el alumnado me pregunta yo no infantilizo, respondo, genero asambleas por donde voy, por todos los centros en función de sus intereses con les chiquitites de 1º de la ESO hasta les grandes de la FP. Encima eso, yo doy una asignatura que me viene muy bien que es el derecho laboral, todo el tema de FOL y si viéramos el tema de sindicato que es un tema que das obligatoriamente es vergonzoso y claro ahí tienes todo un espacio de acción para llevar a gente de sindicatos anarcosindicalistas, de generar otro tipo de debates, colocar a la gente en otra posición. Por ejemplo, yo me acuerdo el último año que di clase que llevé a la gente de CGT, claro el Grado Medio que es un alumnado de pibes, varón que vienen de procesos muy duros de la calle, muy criminalizados… de estar en los márgenes de la sociedad cuando conocieron a los compañeros de CGT fliparon porque hablaron de la autoorganización, de la lucha en la calle, de los espacios en la calle, de tú a tú y claro miraban y me decían:

— “M.ª Jesús ¿Esto no puede ser?”

— Y tú decías: — “Sí corazón, claro que puede ser. Otras formas de entender el mundo pueden ser.” —

“Cuando yo llego a un centro con los pelos en los sobacos, el símbolo transfeminista, la bandera LGTB en la mano de pulsera… claro, hay piberío que respira”

Que a los centros educativos llega un mínimo, no llega todo, pero llega una pequeña proporción de gente que está muy jodida, está muy dañada. Evidentemente la educación es muy clasista y deja a la mayor parte de gente de los barrios y empobrecida la deja en los márgenes … entra en la fase hasta los 16 que es obligatorio, más o menos, entran y salen, entran y salen,… pero esa gente está fuera, la carne de cañón que necesita el capitalismo para seguir criminalizando y judicializando todos los procesos que tienen… pero hay una proporción que entra que es un piberío que está muy dañado que ahí tenemos todo un espacio de política importante.

  • — La diversidad sexual en el medio educativo

— Y luego está el género como propuesta de revolución. Entonces cuando yo llego a un centro con los pelos en los sobacos, el símbolo transfeminista, la bandera LGTB en la mano de pulsera… claro, hay piberío que respira que de repente respira y te dice: “guau”. Y tu eres el referente ahí no solamente estético yo también uso la política para que el piberío entienda que yo estoy ahí en otra posición, y que se pueden acercar, y evidentemente en menos de un mes ya tienes un grupo alrededor y voy como las gallinas cluecas con montón de piberío alrededor. Vamos, nos permite eso, generar fallas que eso es lo importante. Las fallas son resistencias y al final ir generando fisuras, es la manera de ir generando espacios de resistencias. Lo bueno del marco educativo es que tienes a mucha gente joven. Aparte del profesorado, que hay mucho profesorado interesante con el que puedes hacer muchas alianzas para hacer muchas cosas diferentes.
— Igual que la Heterosexualidad, la heterosexualidad está presente continuamente, las 24 horas, lo tienen los pibes, las pibas y les pibes todo el rato en el centro. Como una presunción de que todo el mundo es hetero, y que bueno sí habrá alguna lesbiana, algún gay, algún trans… pero eso, alguna cosa, y nadie lo sabe y no pasa nada. Todo está bien, siempre la frase es: — “Todo está bien” — Porque hay una necesidad todo el rato de todo está bien. Ser las que llevamos el malestar es una propuesta política. No llevarlo como una propuesta teórica sino ser una misma el malestar. Yo cuando entro y veo al mes o dos meses ya hay gente que no se quiere tomar el café conmigo, digo: — “Lo estamos haciendo bien” — Normalmente si a final de curso ya hay una mitad del claustro que no me puede ver entonces eso indica que lo estás haciendo bien.

  • — Le pregunto sobre la violencia LGTBIfóbica en el ámbito educativo

— La evitación no es algo que le pase a la educación solamente, sino es una estrategia que el capitalismo tiene bien diseñada porque si no reaccionamos.
— Y la negación: ¿La bisexualidad? La niego. ¿Qué hay un problema de violencia de género? Lo niego. “Todo va bien, ya está.” — Me acuerdo, de este curso, además a inicios de curso, recibo una llamada de teléfono y cuando cojo el teléfono oigo a una señora gritando, gritando, gritando, y otra como intentando que la otra señora dejara de gritar pero yo no sabía en qué contexto se producía era la llamada. Puse bastante el oído y al poner el oído en los gritos entendí que había alguien gritando en torno a una persona trans que estaba por ahí. De repente cogen el teléfono y me dice una señora: — “Mira, Chrysallis me ha dado tu teléfono, estoy intentando que la directora coja a mi hijo y estos son los gritos que estoy recibiendo”. — Yo le dije a la señora: — “Salga inmediatamente del centro, que ya de esto me ocupo yo y cuando estés fuera del colegio me vuelves a llamar” — La madre salió, me imagino, sacó al hijo y me llamó luego llorando. Y la historia se resume en una directora y en un niño que durante el COVID en el curso pasado, durante el tiempo de aislamiento hizo su tránsito, de infantil, te hablo de 3 años. Al curso siguiente con 4 el niño entra en octubre porque su hermana de 16 años se había operado de corazón abierto, y la prescripción médica solicitaba el aislamiento de la familia por la pandemia.

La heterosexualidad está presente continuamente, las 24 horas, lo tienen los pibes, las pibas y les pibes todo el rato en el centro. Como una presunción de que todo el mundo es hetero, y que bueno sí habrá alguna lesbiana, algún gay, algún trans… pero eso, alguna cosa, y nadie lo sabe y no pasa nada.”


— Además no hay obligación de escolarización con 4 años, pero bueno tu lo justificas para conservar tu plaza. El niño entra en octubre y cuando la directora ve que el niño entra en masculino con su pajarita aquí y ya entra con un nombre en masculino la directora encierra a la madre y al niño en el despacho, que fue lo que yo escuché, con los gritos de amenazas. Ah! Y la tutora del niño de infantil. Y en esos gritos se decían cosas tipo: “Un niño es el que tiene pene. Así no lo queremos aquí, llevátelo para otro centro, etc etc. Que era una vergüenza lo que la madre estaba haciendo” Que ocurre que al día siguiente la madre escucha al niño jugar con unos machanguitos donde uno de los personajes no podía entrar al cole porque su maestra no lo quería. La madre me llama llorando, yo entiendo que ahí hay una reparación del daño que no se ha hecho. La administración pública ha causado un daño, que además se tardará bastante tiempo en proceso terapéutico porque para un niño de infantil su maestra de infantil es una semidiosa. Hay un enlace afectivo muy fuerte, para él es muy difícil entender que su maestra de infantil, y la directora, no lo quiera, y no lo quiere por lo que es. El niño empezó a pedir que se le hiciera un pene con plastilina. Empezó a relatar negaciones de su cuerpo, de una mala relación con su cuerpo a partir de una manifestación de odio.


— Pero sí que me he encontrado casos sangrantes como ese, casos de alumnado violado, pegado y apalizado en los baños por su orientación sexual o su identidad, y cuando vas al centro educativo hay negación de la situación, aun habiendo testigos, relatos… y al final tienes que decir a la familia: — “Denuncia, vete a los juzgados y denuncia, No hagas otra cosa. Denuncia” — He estado en situaciones como esa, en que la intranquilidad o el miedo que tu pasas fundamentalmente es por el ideario suicida del alumnado. Porque a medida que crecen aumenta, los pocos estudios que tenemos es que en el caso del alumnado trans el ideario suicida se multiplica por 4 en comparación con el alumnado cis-sexual. Y en el caso de chicos gays, bisexuales o lesbianas, yo no tengo datos, no sé si hay algún estudio específico hecho sobre su ideario suicida. Sé que es superior, porque en el caso de España hace unos años era el segundo índice de suicido la orientación sexual de los, las y les adolescentes, su orientación. Lo que nos dice la cifra es que ahí es dónde debemos poner nuestra mirada, en el ideario suicida pero vuelvo a decir que para mí lo más asombroso me parecía cuando son más peques, cuando hablas de infantil como el caso del niñito este de infantil de 4 años, evidentemente, ahí no es tanto el ideario suicida sino que su primera ruptura con su cuerpo la hemos provocado nosotros en la administración pública. Somos las primeras que le hemos dicho desde una figura de autoridad como lo es la maestra de infantil y la directora: — “Tu cuerpo está mal” — O sea ese niño ni siquiera ha llegado, que normalmente es a partir de los 8, 9, 10 años que ya tu esperas que la sociedad valide tu cuerpo y no te lo valida. Pero la infancia, prácticamente si no tienes a nadie que te lo cuestione, tu tienes una infancia bastante tranquila con tu cuerpo. Tienes algunos elementos estresores pero no tanto como una experiencia como esa , que a los 4 años ya te digan: — “Tu cuerpo da asco” y “No te quiero” “Aquí no te quiero” — La familia solicitó un cambio urgente de centro. Porque después independientemente aunque tú sanciones a esa directora, aunque hagas lo que quieras, las familias todas te dicen: — “Me da lo mismo, pero saca a mi hijo de aquí.” — Tenemos que ser fuertes ahí, y por lo menos, con las familias sí que he intervenido mucho con esa idea de que: “Hagamos denuncia” “Visibilicemos” que lo tienen, pero a los juzgados llega muy poco entonces.”

  • — Tras compartir anécdotas personales de cómo hemos vivido en nuestros institutos y con nuestrxs compañerxs la vivencia de profesoras disidentes de la heteronorma, Mª Jesús me explicaba su apuesta por sensibilizar desde su propia existencia:

— Luego he tenido situaciones como la que tú me estás contando, profesorado super heteronormativo que todo lo que se salga de la norma de la heterosexualidad, casi que hay por casualidad y es una cosa espontánea, transitoria y sólo les pasa a los jóvenes. La gente adulta no tenemos prácticas de otro tipo ni nuestras identidades no son cis-genero-heteronormativas, todos somos normales, porque para eso hemos pasado por una carrera universitaria: para ser normales. Entonces me ha pasado lo mismo que tú y hago lo mismo que tú, Yanira, yo he tenido de todo: gente con la que me cogen un día en el que me siento y explico.

— Yo siempre que entro me pongo delante, si te posicionas desde el principio para mí es mucho más cómodo. Puede haber algún año que diga: “este no es mi curso” y te diga: “Bien compi, sigue ahí con tu idea de que esto es una cosa casual”. Normalmente, yo soy más de lo pongo por delante y hago de elemento provocador y hay centros en los que he montado cosas muy guapas, centros en los que no. Centros en los que si el primer día tú lo pones por delante ya te viene todo, el alumnado habla, el profesorado habla contigo y al profesorado al que das asco se separa de ti. Entonces yo utilizo los claustros, levanto la mano, hablo, genero práctica con el alumnado. Para mí lo que es importante es un alumnado empoderado eso lo tengo claro. Para mí esa es la clave.

— Tenemos que estar visibles, empoderadas también nosotras, siendo reflexivas también con el alumnado de:
— -“Oye, mira a ver hasta dónde puedes llegar tú. Porque el camino es tuyo no mío. Yo el año que viene no voy a estar aquí”
— -“Articulen ustedes el cómo, cómo lo quieren hacer…”
— Claro al final es dotar también, ir más allá de lo panfletario, generar herramientas, generar vínculo afectivo. Eso si me parece de lo más importante. Y ahora tal y como está montada la educación me parece de lo más revolucionario, generar vínculo de afecto, de estar, de no enjuiciar sino de aportarles cosas al piberío y al sistema educativo.

…en el caso del alumnado trans el ideario suicida se multiplica por cuatro en comparación con el alumnado cis-sexual.”

  • — Sobre experiencias de violencia de género en los centros en los que hemos trabajado, relata desde la alumna que era ridiculizada constantemente en el laboratorio en presencia del profesor hasta otra que se presentó en el centro con un cuchillo clavado en el muslo tras una agresión de su novio.

— Es que parece que se les enciende una luz cuando les digo: “Tú como equipo directivo y yo como funcionaria y adulta, ya no es por ser funcionaria… las personas adultas que estamos en el centro y somos testigos de una agresión si no la denunciamos nos pueden imputar.”

  • — Como Mª Jesús habla para transformar desde el centro, no tiene reparos y señala las violencias toleradas por el profesorado. Incluso denuncia el tabú de la violencia sexual por parte de docentes:

— Esto pasa también con los docentes cuando a mí me llega una alumna y me dice: — “Mira Mª Jesús, es que el profe de tal me ha preguntado por mis tetas” — Tú dices: — -“¡¿Cómo que te ha preguntado por tus tetas?!” — ¡Qué hace un tío de 40-50 años preguntándole a una alumna de 13, 14 o 15, o 16, me da igual con unas tetas enorme o sin tetas, me da igual ¡Qué hace una persona adulta preguntándole a alguien por sus tetas! ¡O por la regla! O: — “Llámame cuando te venga la regla” — ¿Esas conversaciones de dónde vienen? ¿Qué hace el resto del centro?: — “¡Ah! Es que el tío no se entera de nada” — -“Es que él es así” — Claro, tú te quedas así y: — “no mira perdona, yo me relaciono con hombres en mi vida personal y profesional…” Porque tú puedes ver el cuerpo de una persona de 16 años y decir ¡mi madre qué guapa o que guapo!, pero si tú no sabes en qué posición estás tú y está ella, y además a la alumna la tratas como un objeto sexual eso es otra cosa. Y eso es un delito en este país. Y es lo que dices tú y esto si no lo comunico. Te puede pasar que un equipo directivo se quede paralizado, o te lo normalice o que le supere tanto la situación que no haga nada. Es verdad que yo siempre le devuelvo el tema de lo hacen ustedes o lo voy a hacer yo, pero jamás me voy a quedar con una información que sea un delito.

Me he encontrado casos sangrantes como ese, casos de alumnado violado, pegado y apalizado en los baños por su orientación sexual o su identidad”

  • — Las posibilidades que abre trabajar en los centros las identidades trans.

— Las identidades trans además creo que es un sujeto político importante para muchas cosas que tengan que ver más allá del tema de la sexualidad o la corporalidad. Mucho más allá. Porque viene a cuestionar un orden. Hablar de las identidades trans no tiene que ver con hablar del alumno o alumna trans que tú tienes en el centro, sino tiene que ver con cómo nos han enseñado a construir el binario: lo bueno y lo malo, el bien y el mal, dios y el diablo. Esa dicotomía con la que vivimos y de la que no somos capaces de salir, por lo tanto, no generamos otras condiciones ni sociales, ni culturales, ni políticas…

  • —Le pregunto sobre el proyecto que tenía para trabajar la igualdad y la diversidad sexo-genérica con la gente menuda. (Nos referimos al proyecto: “Diversigualdad: las aventuras de Adri” de la Consejería de Educación de Canarias)

— Esos proyectos surgen porque en un momento dado éramos dos trabajadoras que habíamos formado parte asalariada de un colectivo LGTB en Tenerife, y un momento dado que el colectivo entra en crisis, se rompe y nos quedamos las trabajadoras sin curro, era además un trabajo muy precario de contratos de 6 meses por x número de horas, trabajábamos el doble pero nos pagaban, bueno… esas lógicas perversas que se dan dentro también de los colectivos sociales, porque la administración es perversa pero después… los sindicatos son perversos cuando contratan… los colectivos también… con lo cual es mundo laboral es bastante perverso en general.
— Estábamos desempleadas y es la propia consejería de educación quién nos llama nominalmente a las dos trabajadoras nos dicen el proyecto queremos que lo hagan ustedes dos a nivel profesional. Montamos la asociación y montamos un proyecto que es pionero. Yo no conozco ningún proyecto de ese tipo en el estado español 12 años después. Fue pionero. Que tenía 3 ejes: La Igualdad, binaria la que hemos entendido toda la vida entre niños y niñas, Los Modelos de Familia, porque esto nos permitía trabajar la diversidad afectivo sexual cuando tú trabajas familias de 2 mamás, 2 papás, la bisexualidad, familias en casas de acogida o adoptantes. Abordar todos los modelos de familia y entre ellas también trabajar todas las orientaciones sexuales no heterosexuales. Y el tercer eje que se trabaja son Las Identidades de Género. Ese proyecto se trabaja a día de hoy en la Consejería de Educación, con algunos cambios porque evidentemente después de estos 12 años crece como proyecto también.
— Inicialmente éramos, y sigue siendo, 3 mujeres profesionales del ámbito de lo social: psicología, educación social y trabajo social.
— El proyecto parte de la Consejería de Educación y lo creamos nosotras, yo creo que en aquel momento no era consciente de la dimensión de lo que se creó, y nosotras tampoco. Fue un proyecto que se creó piloto y después se pasó a 33 centros, y entorno al día de hoy llevan entre 30 y 33. ¿Qué ocurre? Que es un proyecto donde se interviene primero, inicialmente con el alumnado de 3 a 8 años, con una mascota de tela que va en unas maletas y ese personaje tiene un nombre neutro, que no es ni masculino ni femenino. Esto nos permitía entrar a las aulas de 3 años, la maleta entraba primero, por las tardes y obligatoriamente el centro que pedía el proyecto el claustro tenía que estar formado por nosotras sino no puedes tener el proyecto. Esto hace que todo el profesorado tenga una misma mirada entorno a la igualdad, la diversidad, el tema LGTB, las identidades trans… en la etapa de infantil. Cuando tú dabas esa formación al profesorado dejabas las maletas allí. Las maletas tienen juegos, cuentos,… y ese personaje que es Adri. Entonces Adri no es ni Adrián ni Adriana, es una persona neutra, y su ropa tiene características de lo que socialmente se entiende como niña y socialmente se entiende como niño. Características de los dos géneros. Imagínate que con 3, 4, 5 años tú llegues al día siguiente a tu clase y hay una maleta mágica allí y de la maleta mágica sale un personaje que nos trae cuentos, aventuras, trabajos manuales para hacer… Vamos que hay una propuesta pedagógica que está relacionada con el currículo y que además tú le entregas, en la formación al profesorado, una guía didáctica donde el profesorado, aparte de haberte escuchado a ti, tiene una guía donde curricularmente le dices: -¿Quieres trabajar diversidad familiar? Empieza por aquí, y ya luego tú sigues con tu trabajo como lo quieras ir enfocando. ¿Qué quieres trabajar Identidades Trans?, que era lo que mayormente el profesorado no hacía porque le parecía un tema muy delicado del que necesitaban mucha formación. Ahora Modelos de Familia e Igualdad entre niños y niñas en edad temprana, que es toda la parte emocional lo que trabajas en infantil. No trabajas el modelo de noviazgo porque no te entienden, trabajas con todo lo que tiene que ver con el “No es No” “Mi cuerpo es mío” como me relaciono con el otro y con la otra. Erradicar todo lo que tiene que ver con la Cenicienta, con todo lo que tenga que ver con el tema de las princesas, etc. Con juegos y cuentos que cuestionaban ese papel de las niñas. Que tú ibas a infantil y decías:
— -¿Qué queremos ser de mayor? Princesas, y los niños: bomberos, policías… pero las niñas querían ser princesas como si eso fuera una profesión.
— Bueno, desmantelar todo eso, que es lo que se trabaja en la etapa de infantil, no el noviazgo, sino todas las emociones previas a tu seguridad personal, quién eres tú, tu corporalidad y cómo te proyectas en relación al género.
— Luego trabajar los Modelos de Familia, que eso el profesorado sabe bastante, lo que no saben es cómo llevarlo al aula, les da mucho miedo de que aparezcan familias protestando, que hayan reclamaciones… Y por otro lado, las Identidades Trans, que en la etapa de infantil utilizábamos a Adri. Entonces Adri era una persona que tenía que resolver si era niño o niña, le decías a las personas pequeñas qué era ser un niño, qué era ser una niña. Y a partir de ahí trabajamos el tema de las resistencias.
— El alumnado de infantil te decía que ellxs dormían con Adri, comían con Adri, se generaba todo un clima alrededor de Adri muy positivo, que además estaba muy bien porque cuando tienes alumnado trans utilizábamos a Adri para hacer lo que llamamos normalmente la presentación social del tránsito. Es decir, cuando un niño o una niña te dice necesito ya contar en el cole que no soy Yanira sino Paco, Juan o Pedri. Y Adri venía ayudar al centro y a la familia, y en este caso a la alumna, alumno o alumne trans a hacer esa presentación social, que siempre se recomienda y es fundamental que previamente haya trabajo en el aula.

“Las identidades trans además creo que es un sujeto político importante para muchas cosas que tengan que ver más allá del tema de la sexualidad o la corporalidad. Mucho más allá. Porque viene a cuestionar un orden”

  • — Sobre el impacto del proyecto contaba Mª Jesús como un alumno de Fuerteventura en 1º de la ESO la reconoció como la Madre de Adri y la buena acogida social que tuvo contra todo pronóstico inicial:

— Es un proyecto que sale de la consejería que la incidencia se la haces tú, es decir, el equipo que crea, yo creo q estiramos el chicle como se suele decir: es decir fuimos hasta el máximo en un contexto en el que de esto no se hablaba y sobre todo no se hablaba en infantil. Nosotras lo consultamos con alguna gente que trabajaba desde hace muchos años, temas de sexología de educación sexual y me decían:
— -“¡Están locas! ¡Se les va a venir el mundo encima! ¡Van a venir las familias! …” — No ocurrió nada, eso también lo tengo que decir. Prácticamente nada en general con el volumen que hemos tenido, y lo que siguen teniendo las compañeras con el volumen de centros que tiene, las incidencias en negativo son nada, no creo ni que lleguen ni a un 3%.

“…nosotras como mujeres transfeministas ponemos el ojo en que en la educación todas, todos y todes deberían estar trabajando temas de Educación Afectivo Sexual en toda su dimensión. Y eso es un derecho, no debería estar expuesto a recursos o proyectos de x días en tu centro”

— Otra cosa que sería relevante reflexionar es que además las incidencias negativas en algunos casos fueron por parte de compañeros y compañeras que estaban criando, del contexto de la izquierda. Que se quedaban impactadas/ os cuando te veían a ti, y te conocían y sabían quién eras tú y que estabas ahí hablando de igualdad a su hijo o a su hija y que venían a hablar contigo:
— “-Oye, pero… ¿qué estás diciendo?” — Y tú te quedabas así diciendo: — “-Oye colega que hemos pasado muchas reuniones juntas ¿Qué es lo que te preocupa? ¿Qué te crees tú que podemos decirle a alguien de 3 años?” — (Risas) Pues que cuando viene alguien grande y te toca partes de tu cuerpo donde a ti no te gusta tienes que buscar a alguien ¿no? Tenemos que buscar y decirlo. Esto nos pasó en varias ocasiones y nos generó como un poco de: “Guau pues esto hay que currarlo pero en muchos sectores”
— Digo, porque a veces tenemos la idea romántica de que esto ocurre a otra gente y no dentro de nuestros espacios, donde la gente parece que empieza a criar y parece que en la crianza lo político se te quedó fuera, como que fue una moda, ahí que fue una moda no quiero que mis hijas e hijos pasen por algunos procesos de la militancia, el activismo, etc. Sino que sean más normalitos. “Lo mío fue una cosa de la juventud”, curioso eso.
— Y bueno, tuvimos alguna incidencia, yo tuve varias formaciones con profesorado donde, también te digo fueron en 10 años me ocurrió dos veces con lo cual es bastante simbólico, pero dar formación y tener profesorado de espaldas a mí. Porque estaban obligadas y obligados a estar en la formación, pero no querían verme ni escucharme y querían manifestar su negativa. Y esas personas entendían que yo mínimo era lesbiana, era trans… algo era. Si estaba ahí es porque algo era. Además, le daba mucho asco mirarme, verme. Y a mí eso me gusta mucho. Yo tengo una vena de si te incomodo me crezco.
— Luego es un proyecto que no ha sido de los publicitados por la consejería, de los que estén en el candelero continuamente porque saben que eso puede tener una respuesta bastante negativa. Pero, es un proyecto que desde otras comunidades miran por el efecto que tiene de generar además autonomía en los centros porque tú les das al profesorado una herramienta para que vayan siendo lo más autónomas que puedan en la intervención pedagógica y en el diseño.

“ las Identidades Trans en la etapa de infantil utilizábamos a Adri. Entonces Adri era una persona que tenía que resolver si era niño o niña, le decías a las personas pequeñas qué era ser un niño, qué era ser una niña. Y a partir de ahí trabajamos el tema de las resistencias”

  • — Ampliación del proyecto hacia la etapa de primaria

— Ojo, el proyecto es brutal, es muy afectivo, rompedor en los contenidos, genera una

estrategia muy importante e impactante en el centro, además años después nos pidieron que hiciéramos lo mismo, pero para etapas de primaria: 3º, 4º, 5º y 6º. Ahí ya no podíamos utilizar un personaje como Adri, creamos para primaria uno que se llama Pluraleando. Trabaja con los mismos ejes, pero ya se habla por ejemplo de orientaciones sexuales, de identidad, se habla de afectividad, de la toma de decisiones en las relaciones sexuales,… ¿Cuándo se toma esa decisión? ¿con quién? ¿Cuáles son los ingredientes de una relación? ¿cuándo consideramos que una relación puede estar haciéndonos daño? ¿qué es hacernos daño? y qué es lo que no, ¿qué hacer cuando nosotras no estamos tomando decisiones? o en el caso de la masculinidad cuando consideramos que yo como chico estoy tomando todas las decisiones y mi novia no las está tomando. Y además le dábamos una vuelta: ¿Esto ocurre cuando somos parejas de lesbianas o parejas de chicos gays? Tenemos que tener cuidado porque creemos que no ocurre, pero podemos caer en relaciones de poder ¿Qué es el poder?
— Es un proyecto precioso también el de Pluraleando, que se lleva también un personaje y ese personaje lo montamos en el aula, montamos todo lo que tiene que ver con la afectividad, las emociones, dónde las colocamos, llevamos mariposas llevamos el cerebro, el estómago, los genitales con el símbolo trans. Y vamos montando el personaje y vamos hablando de qué nos
dice la sociedad de cómo están construidas las personas en relación a otras: en lo afectivo, en lo sexual, en el amor…

  • — Para acabar nos aporta Mª Jesús una crítica a los proyectos:

— Los proyectos son brutales, pero hago también una crítica, tienen un engaño: los proyectos no están engarzados a un Plan que debería tener la administración pública de Educación Afectivo Sexual. De qué van a depender: de la voluntad.
— Pero no hay un Plan, y eso es un peligro. Lo digo porque nosotras como mujeres transfeministas ponemos el ojo en que en la educación todas, todos y todes deberían estar trabajando temas de Educación Afectivo Sexual en toda su dimensión. Y eso es un derecho, no debería estar expuesto a recursos o proyectos de x días en tu centro. Esto debe de ser otro tipo de estrategia, y eso da mucho vértigo en la Consejería de Educación.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s