Entrevista a Zilan Diyar, militante kurda miembra del comité Europeo de la Jineolojî y del Movimiento de Mujeres Kurdas. Primera parte.

Conocimiento revolucionario para la libertad: Jineolojî, la ciencia de las Mujeres.

Yanira Hermida Martín, afiliada al SU de CGT Tenerife.

(Las traducciones fueron realizadas por unas maravillosas compañeras).

Foto de Zilan Diyar. Cedida por la entrevistada

Parte I

Desde que, en torno al año 2014, el mundo se hiciera eco del proceso revolucionario que se había estado gestando en Rojava desde tantas décadas atrás, la revolución de las mujeres de Rojava se dió a conocer en todo el planeta.  Es necesario comprender que eso fue una fase más dentro del proceso surgido en las tierras del Kurdistán en un territorio que responde a un collage de nacionalidades fruto de los juegos políticos imperialistas, que convierten los territorios habitados el pueblo kurdo en un rico tapiz que se extiende desde los lugares externos en los que se asienta la diáspora en el exilio y aquellos lugares que se han repartido a lo largo de un reparto colonial Turquía, Irán, Irak y Siria, permitiendo así que la población kurda conviva y genere profundos lazos con otras comunidades culturales, étnicas y religiosas que junto a ellas conviven y habitan dichos lugares. Es fruto de esa experiencia de lucha política y de supervivencia local y compleja que la revolución que inspira Rojava lleve en su seno algunos rasgos característicos y reflexiones fundamentales que sustentan la convivencia y la gestión socio-política a través del Confederalismo Democrático, el cuidado del territorio y del equilibrio natural que lo sustenta y el papel de las mujeres. Para esto último, dar el lugar central a aquellas que dan y mantienen la vida, la revolución kurda ha elaborado una propuesta académica y docente innovadora, basada en una propuesta tan vinculada a la tradición anarcofeminista como la autoemancipación femenina. Hablamos de la ciencia de las mujeres: la Jineolojî.

Para acercarnos a sus planteamientos contamos con una mujer excepcional Zilan Diyar, militante feminista kurda.

  • En primer lugar, muchas gracias por concedernos esta entrevista y dedicarnos parte de tu tiempo. Queremos aprovechar para que nos presentes la Jineolojî, nos expliques un poco el funcionamiento de los Centros de Educación e Investigación de las Mujeres surgidos al calor revolucionario de Rojava y nos hable sobre la labor formativa del Comité Europeo de Jineolojî del que formas parte. Pero antes ¿Podrías contarnos algo de ti, de dónde eres, dónde creciste, cómo te formaste y adquiriste conciencia revolucionaria? ¿Cuál es tu función dentro del Comité Europeo de Jineolojî? 

Mi nombre es Zilan Diyar, nací en Dersim (Kurdistán Norte) en el año 1975, pero puedo decir que crecí lejos de mi tierra natal. Mi madre estaba de vacaciones visitando a la familia en Dersim y en ese momento nací. Pero yo crecí en la capital de Turquía, Ankara. Todos mis estudios hasta la universidad los realicé en esa ciudad. En la universidad estudié historia, pero no terminé la carrera. Eso se debió por un lado a la necesidad en la lucha de separarse del sistema; pero por otro también, debido a la historia que nos enseñaban, se aceleró mi proceso hacia una lucha revolucionaria. Me surgieron muchas contradicciones, cuando en la universidad hablaban de la historia de Turquía no daban a conocer casi la existencia kurda. Yo sí que me reconocía como kurda, pero era solo un nombre. Qué significa ser kurda, qué dificultades y violencia implica esta identidad, yo no lo había vivido en primera persona como otras compañeras porque en Kurdistán no me había enfrentado directamente con la ocupación. Esto también es debido a que la influencia de la asimilación era muy fuerte, crecí como turca. Porque sí, decimos que somos kurdas pero no sabemos las necesidades que implica el ser kurda, por qué aceptamos todo el sistema y todas sus normas y leyes, hasta incluso quieres desarrollarte como un ejemplo dentro del sistema. Por eso, si creces como turca y te comportas como turca, esa enemistad del sistema hacia ti no la ves tan fácilmente. Cuando desarrollas tu propio conocimiento es cuando la ves. Es por eso que dejé mis estudios a la mitad para unirme a la lucha. Desde el año 1994 fui activista dentro del movimiento. A partir del año 1997 me uní enteramente a la lucha del movimiento. En todo este tiempo he realizado varios y diferentes trabajos en varias organizaciones dentro del movimiento, por ejemplo, trabajos de cultura, de la juventud, de periodismo, organización social y educación. Y por último el trabajo al que me dedico hasta ahora que es Jineolojî. 

Tu formación, el cómo te auto-educas y formas, el desarrollo de tu pensamiento revolucionario, no se puede decir que todo esto ha ocurrido de un momento a otro, que en un segundo haya tomado forma. Esto no es así. Cada año que pasa dentro de la revolución, como movimiento, todos los días desarrollas tu ser revolucionario y al mismo tiempo todos los años aprendes algo nuevo. La educación/formación no es un periodo de tiempo, por ejemplo, que veas una formación de 3 meses y te conviertas en una revolucionaria y hayas alcanzado todo tu conocimiento. No funciona así. Por otro lado, también es importante la experiencia práctica. Por cada tiempo que pasa, vas conociendo a tu sociedad mucho más cerca, conoces las contradicciones de esa sociedad mucho mejor. Cada tiempo que pasa ves y conoces la asimilación que el sistema ha llevado a cabo en tu identidad y cómo con tus propias contradicciones construyes tu propia identidad nueva. De esta manera decimos que la formación, la educación propia que es el auto-construirse, el formar una identidad revolucionaria, se consigue de esta manera. 

Tu formación, el cómo te auto-educas y formas, el desarrollo de tu pensamiento revolucionario, no se puede decir que todo esto ha ocurrido de un momento a otro, que en un segundo haya tomado forma.

Por supuesto que en esta revolución existen contradicciones, porque la revolución es un proceso vivo, por tanto, no puedes decir que de un momento a otro me he construido, me he formado, ya soy una revolucionaria. Después de tomar esa decisión no puedes decir que es una decisión fija, sin cambios, que no avanza. A veces vives contradicciones dentro de ti, otras veces tu fe y creencia crecen, a veces esa fe se hace fuerte y otras disminuye, de acuerdo a las contradicciones que vives y de acuerdo a cómo resuelves estas contradicciones. En todas las cosas que he vivido en mi vida revolucionaria de 23 años, en todos los aspectos tanto positivos como negativos, algo que ha conseguido formar esta identidad revolucionaria es esto. Quiero decir una cosa más que veo muy importante. Cuando alguien decide que va a vivir como una revolucionaria, después de tantos años, ¿cuál es la mayor dificultad para una revolucionaria? El aprender, el andar de acuerdo a la situación y condiciones, y el no perder ese deseo primero tuyo, esa primera emoción y sentimiento. Mi esfuerzo se centra en esto. Cuánto haya trabajado, ya haya tenido éxito o no, eso no es importante para mí, para mi es importante que la emoción y los sentimientos con los que me uní a esta revolución haya podido proteger esta emoción y haya podido continuar ese sentimiento limpio del inicio. Para mí el ser realmente revolucionaria es esto. Puedo decir que en estos 23 años este es mi esfuerzo. ¿Cómo comencé?, ¿quiero continuar mi camino revolucionario de esa manera y así terminarlo? 

¿Cuál es mi papel y trabajo en el comité de Jineolojî? Jineolojî es una tarea que el movimiento puede entregarnos a cualquiera de nosotras. Cuando el movimiento quiere una tarea o trabajo de alguien, escoge a esa persona de acuerdo a sus características, su conocimiento, a cómo puede responder a las necesidades de esa tarea, cuanto demuestra su esfuerzo. Así fui escogida para esta tarea. Como he dicho antes, he realizado muchos trabajos diferentes en esta revolución, pero Jineolojî para mí juega también un papel especial en mi vida. Todas las dificultades personales que he vivido en mi vida las he podido superar con Jineolojî. Porque con Jineolojî puedes crear la esperanza una vez más, puedes completar tu identidad que se había quedado a medias. Me da emoción y júbilo. Quizá el movimiento vio este deseo en mí. Pero esta es una tarea colectiva. Si yo no estoy, otra compañera lo hará. Pero si no hubiese ninguna otra compañera, yo tampoco podría estar. Dentro del comité de Jineolojî el trabajo es así. Pero dentro del comité, ¿qué es lo más importante? No es como cuando el estado te da un trabajo que tienes que hacer, si sientes la emoción de esta tarea profundamente dentro de tí entonces puedes hacer grandes cambios. Hasta ahora de los trabajos que he realizado, Jineolojî ha sido ese trabajo al que me he unido con más deseo y emoción. 

  • Ahora para entrar en materia, nos gustaría que nos explicases ¿Qué es exactamente la Jineolojî? ¿De dónde surge y qué necesidades aborda?

Decimos que Jineolojî es la ciencia de las mujeres. La raíz del término viene del kurdo. Jineolojî apareció como una necesidad en nuestro movimiento como el resultado de nuestros análisis, nuestros esfuerzos y experiencias prácticas, para terminar con el sistema patriarcal. En esta entrevista no puedo explayarme, pero, nuestra lucha continúa desde hace más de 40 años. El movimiento de mujeres kurdas por un lado lucha contra la ocupación y la colonización, pero por otro lado quiere y lucha por acabar con el sistema patriarcal. Pero esta tarea no se relega al final de la revolución. En cada momento y segundo de la vida, toda mujer debe ser capaz de respirar la libertad. Todas nuestras experiencias se han desarrollado sobre este fundamento. Podemos decir que hemos desarrollado muchas experiencias por primera vez en el mundo y además hemos incrementado muchas otras. Pero vimos que a pesar de cuántas herramientas se desarrollen en la revolución, por ejemplo, la creación del partido de mujeres, el sistema confederal de mujeres como el nivel más alto de organización autónoma evolucionado; también el desarrollo de discusiones muy profundas como por ejemplo “matar la masculinidad”, “la ideología de liberación de las mujeres”, a pesar de todo esto, no puedes liberar a la sociedad totalmente. Es decir, ese cambio que se ha conseguido no lo puedes defender. En este sentido Jineolojî jugará un papel muy importante. Los cambios que hemos desarrollado con herramientas prácticas o con herramientas teóricas en estos 40 años, podremos con Jineolojî asentar y perpetuar estos cambios y desarrollos. Jineolojî antes que nada es nuestra necesidad, la revolución se perpetúa cuando se vuelve una forma de vida en la sociedad kurda. Que la revolución no sea como una brisa de aire que ha pasado por Kurdistán y luego se ha esfumado. Lo que queremos es lo contrario. Queremos que se puedan esparcir y reproducir en la sociedad la cultura de vida de la mujer, nuevas formas sociales, nuevas formas de relaciones fuera del sexismo en base a la libertad y la igualdad, como las relaciones existentes desarrolladas entre mujeres y hombres entre nosotras en el movimiento. 

El movimiento de mujeres kurdas por un lado lucha contra la ocupación y la colonización, pero por otro lado quiere y lucha por acabar con el sistema patriarcal.

Existen diferentes experiencias en el mundo, como los esfuerzos de movimientos de mujeres en el mundo que han existido y existen. Esto es una gran herencia para nosotras. Como los estudios del feminismo, los diferentes movimientos de mujeres contra la ocupación, queremos aprender de quién ha dado qué pasos hacia la existencia de la mujer. En estos 40 años hemos querido fortalecernos con ellas, y lo hemos hecho. Pero, ¿dónde han aparecido las dificultades? Aparece cuando queremos solucionar los problemas sociales, no solo a un nivel organizativo que también es importante, pero si tu a nivel organizativo no tomas en cuenta una base y fundamento científico el cambio se perderá. Porque como dice también Reber Apo (Abullah Öcalan), si los movimientos revolucionarios no son capaces de unir sus conocimientos a la ciencia se les van a presentar dos riesgos. Uno, o se convertirán en algo marginal, y se perderán. O dos, al contrario, se transformarán en dominación. Es decir, se convertirán en aquello contra lo que luchan. Por eso queríamos que al mismo tiempo que nuestro ser revolucionario y nuestras organizaciones se desarrollan sobre un fundamento científico, todos nuestros problemas sociales se resuelvan también sobre ese fundamento, no solo a un nivel organizativo. Y por supuesto esto es muy necesario en la lucha de las mujeres, porque en estos 40 años nosotras muchas veces hemos vivido muchas dificultades. Algunas compañeras nos pusieron los límites hasta donde podíamos ser libres, otras entendieron ese nivel de libertad como dominación, otras se comportaban como hombres, otras no querían cambiar. Y los hombres dijeron muchas veces que hasta aquí podían llegar las mujeres, todavía hay algunos que luchan contra las mujeres. Por eso vimos que los problemas de la sociedad no se han solucionado aún. Necesitamos solucionar los problemas sociales, que esto se vuelva una forma de vida en la sociedad. Por eso hace falta un cambio del lado de la mentalidad. Es por ello que queríamos desarrollar Jineolojî. Como hemos dicho, hemos analizado las experiencias del feminismo, de los movimientos de mujeres, y queremos conocer y completar aquellas cosas que se han quedado cortas. Reber Apo también dice, que Jineolojî nos puede dar más respuestas que el feminismo. No queremos decir que propongamos Jineolojî en vez del feminismo como alternativa. Pero Jineolojî creció desde las necesidades de la sociedad kurda. No es una repetición de otras experiencias, si no una respuesta a nuestras propias necesidades. Pero al mismo tiempo también puede dar respuesta a las necesidades de libertad de todas las mujeres. Tiene ese potencial. 

Podemos decir que Jineolojî se formó para que la herencia y las experiencias conseguidas en estos 40 años no se pierdan. 

  • Si existe, ¿cuál es la conexión entre elaborar una ciencia revolucionaria para estudiar a las mujeres con el proceso revolucionario en sí mismo y la defensa activa y protagonista de las mujeres tanto en la contienda bélica como en la articulación  socio-política y en la supervivencia de la comunidad?

De hecho en ambas lo importante es el desarrollo de la sociedad y al mismo tiempo de la persona, es decir la persona también se desarrolla. Nuestras relaciones dentro de la sociedad, no es que afirmemos algunas verdades, que hagamos algunos análisis teóricos o ideológicos y miremos como podemos llevar la sociedad en base a nuestra mirada, de esta manera no puede ser. En todos los ámbitos es muy importante relacionarse con las personas una a una. Para ello utilizamos todas las herramientas. Por ejemplo, cómo desarrollamos nuestras relaciones en la vida diaria, o los principios que hemos aceptado para nosotras, ¿nos movemos a partir de ellos o no? ¿La sociedad se mueve a partir de ellos o no? Para ello hay métodos diferentes; la formación, los métodos de crítica y auto crítica, por supuesto que son importantes, pero hay algo aún más importante, que es relacionarnos con las personas cara a cara en la sociedad. Cuando hablas, cuando compartes tu vida con ellas, sobre qué principios te mueves, ¿te mueves sobre los principios que has aceptado o no? Esto es lo importante. No es solo venir a una reunión y luego nos dispersamos, no, al mismo tiempo tenemos que poder compartir juntas todos los momentos de la vida. Cuando reímos, cuando comemos, cuando limpiamos, cuando nos contamos historias, cuando nos enfadamos…. Si te acercas de manera técnica a una persona y no ves sus sentimientos y sus opiniones, esta persona nunca va a progresar. Es cierto también para el ámbito de la autodefensa armada, ponen sus normas y principios, sus reglas, y todo el mundo tiene que moverse en base a estas reglas. Pero no es que tu desde arriba les impones esto, si no que tienes que pensar cuáles son las características de esa persona que no permiten que se mueva según estas reglas. Por ejemplo, una compañera muy individualista, si hemos compartido la vida comunal con ella y nos ha aceptado de corazón de manera voluntaria, ¿por qué no lo hace?

No es solo venir a una reunión y luego nos dispersamos, no, al mismo tiempo tenemos que poder compartir juntas todos los momentos de la vida. Cuando reímos, cuando comemos, cuando limpiamos, cuando nos contamos historias, cuando nos enfadamos…

Tan grande como sea la vida comunitaria tanto así el individualismo no podrá vivir. Si la vida comunitaria, como espíritu, no como algo técnico, se debilita, las personas que su personalidad no sea totalmente en base a la comunalidad encontrarán la oportunidad para poner su individualismo por delante. Por ejemplo, en una reunión se puede poner por delante. Pero realmente una persona si asienta el espíritu de comunidad en su personalidad y dice “si, esta vida es necesaria para mí, y para que pueda continuar con esta vida tengo que moverme en base a estos principios”. Esto viene del corazón, es decir nadie lo impone, entonces pueden desarrollarse. Para nosotras lo importante es que la gente acepte de corazón estos principios comunales de convivencia y se mueva en base a ellos. Nosotras no lo tomamos como un ejército profesional de manera técnica, a veces debatimos una a una. Lo importante es que defiendas tu persona y a la vez pienses cómo puede tu personalidad apoyar el espíritu comunitario. Podemos decir que la persona es una gota y la comunidad es el mar, no pueden ir separados. Que una persona no diga “estoy por encima de la sociedad”, pero tampoco que diga “no soy nadie en la sociedad”, es decir, hace falta un equilibrio entre ambas. 

  •  Uno de los aspectos centrales de la Jineolojî es la crítica a la alianza entre conocimiento y poder que se ha creado en el pensamiento y en el mundo académico occidental. ¿Podrías hablarnos de cómo se gesta esta crítica y en qué manera afecta o podría afectar a los estudios feministas occidentales?

Estas críticas son la base de Jineolojî. Jineolojî surge como ciencia sobre la base de estas críticas. La ciencia se ha convertido en una parte del poder, está al servicio del poder, por ejemplo, del Estado. Pero en la naturaleza de la ciencia, durante la sociedad natural, la ciencia se empleaba para las necesidades y la defensa de la sociedad. Por ejemplo, cuando la humanidad no sabía demasiadas cosas sobre el mundo, todo era para la sociedad y la ciencia no era propiedad de nadie, sino que se utilizaba para que la sociedad desarrollase su vida. Cómo protegerse ante la dureza de la naturaleza, cómo satisfacerse de alimentos, cómo protegerse ante las enfermedades, cómo vivir en armonía con la naturaleza… la ciencia se construyó sobre esta base. Pero en el tiempo de la Ilustración, con la vanguardia especialmente de Francis Bacon y Descartes, le dieron una nueva forma a la ciencia. Lo que la humanidad había aprendido hasta entonces dejó de ser real, y lo único importante pasó a ser lo que se puede tocar, lo que se puede medir y observar, esto pasó a ser ciencia. De esta manera se eliminó la memoria de la sociedad. El objetivo de esto era desarrollar más todavía el poder. Lo interesante es que la ciencia y el colonialismo se desarrollaron conjuntamente. Incluso si hacemos una investigación pequeña y superficial nos encontramos con esta realidad. Por ejemplo, en el colonialismo de América Latina, cuando los colonos colonizaban una tierra llevaban consigo científicos, como lingüistas, antropólogos, zoólogos, biólogos…. De esta manera querían tomar provecho. Esto no es una coincidencia. Por ejemplo, la primera persona que descubrió el grupo de idiomas indoeuropeos era un comandante colonial de Inglaterra. Es decir, iban a colonizar tierras, y al mismo tiempo descubrían algo. La historia no les ve como colonizadores, les ve como grandes personas que hicieron grandes descubrimientos. Napoleón también, por ejemplo, por un lado, llevó consigo un ejército militar, pero por otro lado también tenía un ejército científico. La ciencia, tras la Ilustración, por un lado, atacó a los pueblos originarios y, por otro lado, la ciencia, para eliminar la memoria social, atacó a las mujeres. Esto tampoco es una coincidencia. Por ejemplo, Francis Bacon se aprovechó de los libros que se habían publicado en contra de las brujas. Al mismo tiempo, dice que la naturaleza es como una mujer a la cual hay que someter. Es decir, la ciencia que estudiamos hoy en día, creada sobre la base de la Ilustración, se desarrolló a través del colonialismo y del ataque a las mujeres, especialmente de la caza de brujas. Esta es nuestra crítica más importante. Una ciencia así, nunca traerá nada a los intereses de las mujeres ni a la existencia de los pueblos oprimidos o los pueblos originarios. Esconden algunas realidades y las convierten en su propiedad. Sobre todo, la creación de esta ciencia es un problema. Además, tenemos críticas a cerca del positivismo en la ciencia, de la fragmentación de la realidad, el conocimiento que desarrollan se queda en manos del poder y lo convierten en un comercio y, por supuesto, en el centro se encuentra Europa. Con la mirada positivista, cuando hacen una estadística cogen como base a los países más desarrollados de Europa, en base a esto hacen sus investigaciones y luego sacan resultados, y todo el mundo, desde América Latina a la India o Kurdistán, tiene que ser en base a estos resultados. Pero la realidad de la sociedad no es así. Por eso, la ciencia no se ha desarrollado sobre un método que puedas moverte realmente en base a él.

Por ejemplo, el feminismo, cómo puede sacar beneficio de nuestras críticas. Después de que surgiera el feminismo y realizara sus investigaciones, dentro de la antropología se corrigieron algunos errores. Hasta que no hubo investigaciones feministas, los antropólogos decían que la cultura de la caza era la base del desarrollo de la sociedad y de la civilización, pero con las investigadoras feministas se supo que la caza fue la base de la destrucción de la armonía social. Es decir, a través de los estudios feministas se corrigieron algunas cosas, pero siguieron utilizando el mismo método. Por ejemplo, el eurocentrismo. Europa se ve como el centro y los métodos se utilizan en base al hombre blanco. Por eso no se obtienen los resultados deseados. También hay influencia del positivismo en las investigaciones feministas. Por ejemplo, la verdad de la mujer se toma también de manera fragmentada, qué es el sexismo en la antropología, qué es el sexismo en la mitología, qué es el sexismo en la economía, etc. No lo toman por completo. También fragmentan la historia en base a la ciencia actual, entre esclavitud, feudalismo y capitalismo, y parece que entre estas fases no existe relación. No es necesario que hablemos del lugar de las mujeres en la historia, el lugar de las mujeres en la filosofía, el lugar de las mujeres en la economía, etc. porque de esta manera la historia de la mujer se convierte en una parte de la historia del patriarcado o de la dominación, de la civilización actual. La diferencia de Jineolojî aquí es que Jineolojî quiere, fuera de esta historia, ver la historia que existe y fluye. No tenemos que ser una parte de la historia de la dominación, no tenemos que ser un sujeto de la historia de la dominación, “que a nosotras también nos vean en la historia de la dominación”, no. No nos ven, porque la historia de las mujeres fluye por otro rio. Siempre ha desarrollado su conocimiento, pero no en base a los métodos patriarcales. Por ello, si realizas tus investigaciones dentro de estos límites, solo puedes sacar resultados al servicio del poder, cierto, algunos puntos se han corregido, pero para corregir la mirada general hacia la historia y las ciencias sociales, tienes que tomar a las mujeres como base y a través de ello estudiar la economía, la ecología, la historia… tiene que empezar por la mujer. Lo importante es tomar como base a las mujeres, para que este rio de la Modernidad Democrática fluya con más fuerza aún.  

(La entrevista continúa en el próximo número de la revista).

Acceso al artículo en la edición impresa:

HÉRMIDA MARTÍN, Y. “Entrevista a Zilan Diyar, militante kurda miembra del comité Europeo de la Jineolojî y del Movimiento de Mujeres Kurdas. Primera parte”, Aula Libre, 1 (enero, 2021), pp. 26-35.

Para citar la versión online

Yasmina Hérmida Martín, «Entrevista a Zilan Diyar, militante kurda miembra del comité Europeo de la Jineolojî y del Movimiento de Mujeres Kurdas. Primera parte», Aula Libre (Internet), 24 de enero 2021. ISSN : 1989-7006. URL: https://aulalibrefecgt.com/2021/01/24/entrevista-a-zilan-diyar-militante-kurda-miembra-del-comite-europeo-de-la-jineoloji-y-del-movimiento-de-mujeres-kurdas-primera-parte/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s